COMANDANTE DEL COE, EN GUERRERO NEGRO, PONE EN PELIGRO LA VIDA DE LA CIUDADANÍA

Por Max RODRÍGUEZ

Tal parece que estar lejos de la capital del estado permite a los agentes policíacos hacer lo que les venga en gana, este es el caso de un comandante de COE de la policía ministerial en Guerrero Negro, quien en repetidas ocasiones ha puesto en peligro a los habitantes de esa región de Baja California Sur, al disparar, solamente por gusto, su arma de cargo sin tomar en cuenta lo que podría provocar.

Lo más reciente de este comandante de nombre Jorge Abaroa, es lo que provocó en un lugar conocido como “La Curva”, en donde disparó su arma de cargo en repetidas ocasiones y de ello tuvieron conocimiento las autoridades municipales, las que se trasladaron a la zona mencionada para hacerse cargo y hacerlo del conocimiento de la autoridad correspondiente.

El comandante Abaroa ya tiene sus antecedentes en Los Cabos, cuando estuvo con el mismo cargo en Cabo San Lucas, fueron constantes denuncias por los escándalos que generaba cuando se encontraba en estado de ebriedad.

Lo ocurrido el pasado fin de semana, el sábado concretamente, ha sido el detonante de manera definitiva, la sociedad de Guerrero Negro se encuentra sumamente molesta por el suceso, ya que Jorge Abaroa, comandante de la policía ministerial, dicen en estado de ebriedad, disparó hasta en 15 ocasiones su arma de cargo, en la zona conocida como La Curva, hasta donde llegaron elementos municipales y acordonaron el área, así como también llamaron a personal de la Procuraduría de Justicia, para que se hiciera cargo de la situación, ya que se encontraron cartuchos percutidos en el lugar y al parecer estaba acompañado por personas que tienen antecedentes penales y otras que son buscadas por las autoridades de la PGJE.

Los hermanos Damián y Eduardo Villavicencio Arce, quienes han intentado adueñarse de la zona desde Mulegé Hasta Guerrero Negro y avanzar hasta Ensenada y Tijuana, con el control de la droga, tanto en la distribución local como en el tráfico, son quienes estaban disparando sus armas de fuego en La Curva, acompañados por Jorge Abaroa, según testigos de la región.

Tanto Damián como Eduardo Villavicencio Arce, tienen pendientes órdenes de aprehensión, por diferentes delitos como son secuestro, homicidio y narcotráfico, sin embargo los hermanos Villavicencio tienen una gran amistad con la autoridad y es por ello que no los pueden detener.

Fuente Coletivo Pericue.

Deja un comentario