Directivos y Japoneses buscan llevar a la quiebra a ESSA.

Por la redacción.

Hoy a la media noche se cumple el plazo para que se resuelva el emplazamiento a huelga que promovió el gremio sindicalista, todo esto dentro de una empresa que anualmente produce siete mil millones de toneladas de sal, de las cuales tres y medio millones; Mitsubishi las toma para su beneficio propio y las otras tres las vende en el mercado mundial.

Pero con la regalía, la firma Japonesa adquiere la tonelada en $ 18 dólares, en este renglón el ex director Jorge Humberto López Portillo, demostró que en los mercados internacionales la misma sal la pueden vender hasta en $ 70 dólares.

Un tema por demás rebuscando cuando el socio minoritario no permite que la producción salina suba más de seis millones y medio, porque quiere seguir teniendo el monopolio y el control de la sal.

Pero ahora que se viene la revisión contractual ESSA le ofrece a los sindicalistas un 0.5% de aumento salarial, con la referencia de que les quitaran cláusulas del contrato colectivo y amenazándolos con despedir a un número importante de trabajadores.

Los sindicalizados reiteran que con la venta de la salmuera que es la basura de la producción, la cual se tira en los desiertos sudcalifornianos, y que el exdirector López Portillo logro rescatarla y venderla en $ 6 dólares que equivalen a $ 102 millones de dólares, diez veces los salarios de los sindicalizados, por eso se dice que si se les otorga este beneficio, se mejoraría y en mucho el entorno económico de los empleados de la salinera, que en su género es la más importante del planeta tierra.

Pero nada de esto se quiere tomar en consideración por parte de los directivos de ESSA, ya que lo que se busca a todas luces es llevar a la quiebra a la Exportadora de Sal.

 

Deja un comentario