Ejidatarios rechazan negociaciones de Exportadora de Sal de Gro. Negro.

Redacción

ESSA ofreció un incremento de 8 pesos de renta por hectárea al año a los ejidatarios de Díaz Ordaz y Benito Juárez, adicionales a los 100 que había ofrecido, lo que fue calificado como falta de seriedad.

 

Guerrero Negro, Baja California Sur (BCS). Fracasó la segunda ronda de negociaciones entre los campesinos del Valle de Vizcaíno y la Exportadora de Sal de Guerrero Negro (ESSA), al Norte del municipio de Mulegé; la empresa paraestatal mexicana con capital japonés ofreció un incremento de 8 pesos de renta por hectárea al año, adicionales a los 100 que había ofrecido hace apenas unos días, lo que no fue recibido por los representantes de los ejidos Díaz Ordaz y Benito Juárez que lo consideraron como una falta de seriedad.

El Sudcaliforniano publica que ayer mismo los ejidatarios regresaron a sus comunidades para llevar a cabo asambleas y decidir qué acciones habrán de tomar, ante la negativa de la salinera de pagar un precio justo por la renta de las aproximadamente 35,000 hectáreas de ambas comunidades que están anegadas por el agua de mar y donde la compañía produce casi 9 millones de toneladas de sal cada año.

En la propuesta inicial de hace unos días, señala la misma fuente, ESSA ofreció pagar 100 pesos más de renta por hectárea respecto al año, pasando de 722 a 822 pesos, oferta que fue rechazada por unanimidad debido a que no corresponde al valor de la tierra en relación con la rentabilidad de la compañía, que tan sólo en 2013 obtuvo utilidades por 1,830.7 millones de pesos, de los cuales usó pagó 36 millones para la renta de las aproximadamente 55,000 hectáreas de los campesinos, es decir, menos del 2 % de sus ganancias.

El próximo sábado pasado, los ejidos Díaz Ordaz y Benito Juárez sesionarán en asambleas para determinar del plan de acción, y entre tanto una comisión salió rumbo a la Ciudad de México para llevar una carta al presidente Enrique Peña Nieto, en donde se le pide intervenir en este asunto, a fin de evitar acciones radicales como la ocurrida en abril de 2006, cuando a causa de que los directivos de la empresa de Guerrero Negro se negaban a pagar un precio justo por la renta de las tierras, éstas fueron tomadas por sus propietarios y las actividades de la salinera más grande del mundo fueron paralizadas.

Además de estas 2 comunidades, también son propietarios de tierras ocupadas por la salinera los ejidos Gómez Palacio y Héroes de Chapultepec, así como el Belisario Domínguez, aunque este último no ha sido entregado a los campesinos y está en resguardo de la autoridad agraria, concluye el artículo.

Con información de El Sudcaliforniano / Foto: Archivo.

Fuente: http://www.bcsnoticias.mx/

Deja un comentario