EN EPOCA DE CALOR SE AGUDIZA LA INSUFICIENCIA VENOSA CRÓNICA: IMSS

  • Prevención: Mantener un peso adecuado, hacer ejercicio o caminar al menos 40 minutos al día, llevar una dieta baja en grasas y alta en vitamina y minerales

La Insuficiencia Venosa Crónica (IVC) es un problema de salud pública que afecta al 80 por ciento de las mujeres y al 20 por ciento de los hombres en edad productiva, con factores de riesgo, como un estilo de vida sedentario, permanecer sentado o parado durante largo tiempo y presentar obesidad; puede manifestarse en menos de un año.

Los síntomas son: dolor, pesadez, ardor o hinchazón de piernas; cuando no se trata oportunamente puede ocasionar graves úlceras y con ello, incapacidad laboral, y en grados extremos de descuido, presentarse trombosis venosa profunda, consecuencias fatales como una embolia pulmonar, así lo comentó el especialista en angiología del  Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Baja California Sur.

Agregó,  que existen factores de riesgo como la edad, el sexo, factores genéticos y condiciones del estilo de vida. Los predisponentes son: edad (entre 30 y 40 años), sexo (predominio en mujeres), obesidad, embarazos, hormonas (estrógenos), y herencia. Las condiciones del estilo de vida como: estar de pie o sentados de manera prolongada, sedentarismo, uso de ropa muy ajustada, constipación, estatura (más altos, más riesgo), y el uso de tacones altos.

“La IVC provoca incapacidad laboral con importantes repercusiones económicas, y ocasiona un deterioro progresivo y significativo en la vida de los pacientes, ya que provoca síntomas que pueden llegar a ser incapacitantes y alterar su estado emocional”, enfatizó el especialista.

En México es una enfermedad no sólo sub diagnosticada sino muy poco tomada en cuenta por los mismos pacientes. El riesgo de desarrollarla es del 47 por ciento si uno de los padres tiene insuficiencia venosa superficial, y el 90 por ciento  si ambos padres la padecen.

Para prevenir esta enfermedad, el especialista recomienda mantener un peso adecuado, hacer ejercicio o caminar al menos 40 minutos al día, llevar una dieta baja en grasas y alta en vitamina y minerales, utilizar medias de compresión graduadas de uso médico, en las mujeres el uso de tacón máximo de siete centímetros de alto, y la toma de medicamentos venotónicos que el médico debe recetarle.

Finalmente, el especialista resaltó que es importante acudir con el médico angiólogo para una revisión y diagnóstico correcto a tiempo, ya que esto permitirá seguir un tratamiento preventivo y de control de la mejor manera posible. De tal forma que si la persona siente dolor, pesadez, ardor o que se le hinchan las piernas, consulte a su médico para un diagnóstico y tratamiento oportuno y así evitar mayores complicaciones.

Deja un comentario