EQUILIBRIOS / BCS ¡INMOVIL!

Por José Luis Puga Lizardi 

Pirotecnia Política: No te aceptes tomando por albergue las tumbas construidas por los muertos para encerrar a los vivos. (Gibran Jalil Gibran)

A los Diputados que rechazaron la Nueva Ley de Movilidad y Transporte para Baja California Sur, más les vale que presenten una alternativa que cumpla con las expectativas de la gente, ya que en caso contrario tendrán que asumir bajo su cuenta y riesgo, el costo político de una posición que hoy, no es para nada envidiable.

Después de un año de haber sido presentada la iniciativa de Ley de Movilidad por el Gobernador del Estado CARLOS MENDOZA DAVIS, ante el Congreso del Estado, ayer fue rechazada bajo argumentos poco claros, porque la discusión curiosamente, no se dio en la máxima tribuna estatal, sino  en reuniones privadas que se resumen en las conclusiones que expresan unos y otros.

Baja California Sur, no tendrá una ley de movilidad tal y como la planteo el Ejecutivo Estatal, pero se sustenta por quienes la rechazaron, que habrán de proponer una que sí cumpla con los objetivos que se demandan; para lograr óptimos resultados, sería mejor –en un momento determinado- se divida la deliberación del proyecto y se traten por separado los temas de movilidad y los asuntos referentes al Transporte.

No hay vencedores, ni vencidos; lo que si queda claro, es que quienes erróneamente sienten haber logrado la victoria, tienen ante sí, un reto enorme para con la sociedad que ahora se siente ignorada, traicionada y engañada.

Ahora mismo, la ciudadanía en general, la sociedad civil organizada, así como diversos personajes de la vida pública, empresarial y política en Sudcalifornia, lamentan la situación de que no se hayan logrado los consensos para construir una ley de movilidad de avanzada; quienes están a favor, argumentan que en los términos originalmente planteados es lo que Baja California Sur, necesita; por su parte los opositores, aseguran todo lo contrario y adelantan, que ya tienen trabajo avanzado para presentar una armonización con Leyes Federales como lo realizado en otras Entidades del País, donde estos temas se operan sin mayores complicaciones.

Lo más sano en asuntos como esta pretendida Ley de Movilidad, donde evidentemente se entremezclan un sinfín de intereses, es que la discusión de fondo se socialice a través de esquemas públicos –foros, reuniones, etc- para que la ciudadanía que se mantiene expectante e interesada en el proceso y desenlace, tengan los argumentos para juzgar el actuar de quienes ahora se sienten héroes, motivados por los intereses de quienes la gente ve como los villanos y también se entere de las razones de su contraparte.

Insistimos en la cuestión de que los legisladores que rechazaron la ley de movilidad, tienen ahora el enorme reto de darle una explicación convincente a la ciudadanía.

La retórica neciamente llevada a las redes sociales, poco le abona a la construcción de un buen acuerdo para darle a Sudcalifornia una Ley de Movilidad y Transporte, que cumpla con los objetivos en todos los sentidos, principalmente en lo social y económico; asumirse como triunfadores es un error.

Supongamos que se presenta una Ley de Movilidad y Transporte; para que sea aprobada se necesitarían las dos terceras partes de los legisladores que integran el Congreso del Estado, es decir, se ocuparían mínimo 14 diputados; si consideramos que en este tema están confrontados 11 contra 10, ninguno de los grupos lograría absolutamente nada; esta situación obliga a pensar que para efectos de alcanzar un acuerdo político para que en Baja California Sur, se tenga una herramienta para normar estos propósitos, la inclusión de todas las voces y las exigencias de la ciudadanía, tienen que constituirse sin mezquindades en un documento final. Ya veremos.

Comentarios, dudas o aclaraciones, dirigirlas al correo electrónico jlpuga@radarpolitico.com

Deja un comentario