EQUILIBRIOS / ELECTOS Y SELECTOS

Por José Luis Puga Lizardi

Pirotecnia Política: “Las resistencias no dependen de algunos principios heterogéneos; mas no por eso son engaño o promesa necesariamente frustrada. Constituyen el otro término en las relaciones de poder; en ellas se inscriben como el irreducible elemento enfrentador.” (Michel Foucault)

En aras de una supuesta búsqueda por la correcta aplicación de los programas sociales de índole federal en todo el territorio nacional, los ciudadanos estamos en la antesala de presenciar una verdadera competencia política disfrazada de buenas intenciones, al filo de la inconstitucionalidad y violatoria –quizás en algún momento determinado- de esa autonomía que tanto se pregona cuando se es oposición.

Apenas este fin de semana el Presidente Electo de México ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, ratificó a quien habrá de representarlo en Baja California Sur como Delegado de Programas Integrales de Desarrollo, responsabilidad que recayó en la persona del Senador Electo por esta Entidad VÍCTOR MANUEL CASTRO COSIO; al mismo tiempo fueron ratificadas las propuestas de los SubDelegados Regionales, siendo DANIEL TORRES en Los Cabos, YANSSÉN WEICHSELBAUM en La Paz, JUANITA DAVIS DREW en Comondú y Loreto, mientras que RAÚL ZEPEDA estará en funciones en Mulegé; ahora se puede decir que al menos en este sentido ya tienen “completo el cuadro”.

De las funciones poco claras que habrán de cumplir estos representantes del Gobierno Federal, lo único que han dejado entrever es que recorrerán casa por casa toda la media península para realizar un censo y saber las necesidades reales de la ciudadanía; es decir, efectuarán un trabajo similar al realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) pero su información servirá para buscar resolver la problemática social, que de no solventarse efectivamente a corto, mediano e incluso a largo plazo, toda esa burocracia creada y mecanismos que se antojan más políticos que otra cosa, de nada habrán servido.

La ciudadanía está expectante sobre el particular, lo toma con reservas y tienen razón; ya en el pasado, aunque en el ámbito Estatal y rumbo a las elecciones del 2002 el entonces Gobernador de Baja California Sur LEONEL COTA MONTAÑO, implementó estos esquemas, solo que sus representantes, sí manejaban un  presupuesto a su antojo, también programas sociales y violaban en todo momento la autonomía municipal; para las elecciones citadas, sus representantes fueron los candidatos del partido en el poder a Presidentes Municipales.

A estas alturas de la vida pública-política de nuestro País y Entidad Federativa, poco es lo que sorprende; pero lo que si causaría una verdadera cascada de reconocimientos, sería que de algo sirvieran esas representaciones y que su trabajo en verdad se refleje en la mesa y en los bolsillos de los sudcalifornianos.

Sin detenernos a indagar en el perfil de quienes realizarán esta labor de “censadores” o en la objetividad de sus hipotéticos informes, causa suspicacias la manera en que habrán de procesarla y como es que se habrán de coordinar con las instancias Estatales o Municipales –si es que el plan es hacerlo de esa manera- para la solución de las demandas ciudadanas planteadas a través de políticas públicas específicas; queda claro, que de no existir una autentica coordinación entre los Gobiernos en este sentido, se pondría sobre la mesa su soberanía.

Las cuestiones políticas y electorales tienen mucho que ver en todo este escenario que se plantea desde ahora; el Presidente de México será ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, a partir del 1 de diciembre, el Gobernador seguirá siendo CARLOS MENDOZA DAVIS y los Alcaldes serán FELIPE PRADO, ARELY ARCE, WALTER VALENZUELA, RUBÉN MUÑOZ y ARMIDA CASTRO, todos ellos con un mando otorgado por la ciudadanía a través de sufragios, en esencia fueron electos,  no así en el caso de los Delegados y Subdelegados quienes únicamente fueron “selectos” para cumplir con una encomienda.

El Gobierno Federal debe dejar constitucionalmente claras las funciones de esta “innovadora” forma de hacer las cosas y políticamente también; Se habla que además de su trabajo de “censadores” o Delegados de Programas Integrales de Desarrollo, estos personajes harán el papel de contralores de los programas federales y ello es una medida excelente, porque si algo irregular sucede, ya habría responsables directos por acción u omisión.

Bueno sería que también estos nuevos empleados federales con amplias funciones y mayor representatividad política, también tuvieran sus esquemas de revisión, evaluación y rendición de cuentas, aunque su contraloría externa la realizarán los ciudadanos a quienes se supone buscan beneficiar de manera eficaz; insistimos, si en la mesa de las familias de Baja California Sur y en los bolsillos de la ciudadanía, no se nota esta política pública que está definiéndose y que entrara en funciones en enero del próximo año, de la misma forma en que llegaron, se irán. Esa será su principal condición. Ya veremos.

Comentarios, dudas o aclaraciones, dirigirlas al correo electrónico jlpuga@radarpolitico.com

Deja un comentario