ESSA el salto al vacío y el inicio de su privatización.

 

Por Daniel E. Herrera

Mientras en el septentrional Guerrero Negro el líder sindicalista Luis Martin Pérez Murrieta mejor conocido como el Guaymas, señala miles de inconformidades puntualizándose en ellas, que las condiciones laborales dentro de la Exportadora son tan deplorables que no han permitido que el entorno de trabajo propicie una rentabilidad en el entrono salinero y es aquí donde cabe mencionar que las cosas en la Exportadora de Sal son por demás preocupantes, todo esto ante una situación jamás antes vista y donde las quimeras del dirigente obrero, le han hecho ver que sus fantasmas le han permitido perder el sentido y hasta la cordura.

Hoy en día ESSA atraviesa una de sus peores crisis en los 60 años que lleva cosechando el oro blanco, mineral que se vende en los mercados internacionales y que gracias a los obreros de casa, es que se permite con puntualidad el acarreo del cloruro de sodio, mismo que llega hasta los embarques donde la sal se exporta a una buena parte del planeta tierra, con ello se reditúa que los Salineros tengan la oportunidad de constituir una empresa que hasta el día de hoy les ha facilitado su modo de vida, un universo social que por decisiones malversadas esta a punto de ser transformado y que bien los podría dejar sin empleos y sin una fuente de trabajo tan segura como lo ha sido ESSA hasta día de hoy.

Por otro lado se menciona que la dirección de la paraestatal le adeuda a los sindicalizados 194 millones de pesos por concepto de pago de utilidades, pero para ello existen las instancias constituidas para que se le reclame al patrón el pago por estos derechos, lo que si es reprobable es la manera como se han retomado las condiciones por parte del sindicato, en aplicar un tortuguismo que al corto plazo le abonara para que la empresa deje de aportar el mineral  y con ello se venga a pique el rendimiento que todavía puede ser rescatado.

Pero si con todos los argumentos legales que pudieran existir el Guaymas sigue peleando los derechos como lo ha hecho hasta el día de hoy, podríamos decir y sin temor a equivocarnos que quienes darán el salto al vacío junto con sus ideales serán sus propios agremiados, así es mi estimado Luis Martin hoy en día estas a punto de llevarte a la quiebra a una compañía que dejara sin empleo a tus obreros, por ello ya es tiempo de que quienes se dicen ser sindicalistas piensen bien las cosas y dejen que la cordura retome las negociaciones antes de que todo sea demasiado tarde.

En este contexto no podemos dejar de mencionar que las inconformidades se debieron primero por los desacuerdos en relación a los pagos de los tiempos extras, los cuales Pérez Murrieta defendió como leona tras sus cachorros, después la tónica se elevo hasta responsabilizar a la Mitsubishi por situaciones que ya se ventilaron en los medios nacionales, después fueron los PTU del 208 hasta los del 2013 y para rematar no dejaron al olvido los correspondientes a los del 2016, por supuesto a esto le abonamos lo que se dice cada primero de mayo y que se en comilla en la falta de maquinaria, mantenimiento, tronillos y equipo para el trabajo, situación que ha encausado que el dirigente del comité ejecutivo haya expuesto que ya no le interesa nada de lo anterior, porque ahora la locura del Guaymas lo ha posicionado en que quiere la cabeza del director Xavier Lazcano Díaz y con ello dice que todos contentos y todos felices.

Pero lo que no sabe Luis Martin es que con su negación a la realidad, esta propiciando que la economía de la Exportadora de Sal se venga a pique y con ello las acciones se viertan hasta un punto donde el sindicato deje de existir, por que el Guaymas si se dice ser un conocedor de la salinera se debería de regresar a los talleres donde hará mas de 10 años que no se le ve retomando la maquinara que su antecesor Álvaro Miranda la maneja con gusto todos los días, en la Exportadora de Sal hacen falta lideres que no sean groseros y que que con buenas palabras y mejores costumbres sepan negociar el futuro de sus agremiados, por que de seguir con la dinámica del tortuguismo no solo pierden los sindicalistas, con esas actitudes perdemos todos y por la necesedad de un dirigente que ajeno a nuestras tierras, esta a punto de colapsar la fuente de empleo mas importante del polo norte de nuestro estado y es aquí donde cabe preguntarte que harías tu sindicalizado si se llegaran a vender la salinera? te has puesto a pensar que seria de tu familia? de tus sueldos? de tus garantías? de tus ahorros? de las horas extras? de las bien o mal pagadas utilidades que todavía te alcanzaron a dar? del Exel y de la línea azul que manejas como un privilegio? de las instalaciones deportivas que ESSA te presta y mantiene para que las tomes como propias? pero lo mas preocupante es preguntarte te has puesto a pensar que seria de Guerrero Negro sin la Exportadora de Sal? por que los actuales dirigentes se van con Enrique Peña Nieto ellos no no son de aquí, ellos no son de la casa, por que los que nos vamos a quedar somos los que con nuestra terquedad estamos a punto de llevarnos a la extinción nuestro único polo de desarrollo económico y en ello hablamos de la privatización de la Exportadora de Sal y digan que se los dijo un loco, pero estamos mas cerca de que se las vendan de que le cumplan los caprichos al dirigente sindicalista, ( y que les quede claro a mi no me compraron la conciencia ).

Deja un comentario