Leone Floriani Frioli referente de los fundadores de la media península sudcaliforniana.

Por Adan Noe Romero Olivas.

  • Primera Parte.

Leone Floriani Frioli, de origen italiano, a quien haré referencia, fue un habitante de San Ignacio, que provenía originalmente de la ciudad de Calavino de Trento en Italia, vino en ese entonces a principios de siglo XX,  posterior a la primera guerra mundial, cuando Él tendría unos 18 años y quien decidió viajar a México como posible destino intermedio a Estados Unidos, en un grupo de vitivinicultores que incluían se dice, a L.A. Cetto, quien cuenta con una compañía de afamados vinos y que ahora manejan sus descendientes.

Italia y sus colindancias, Se señala, Trento, región donde nació Leone Floriani Frioli

En ese entonces a finales del siglo XIX y principios del XX, se tomaron acuerdos con los gobiernos de los continentes,  para poblar ciertas zonas de México, y de otros países de América,  con el fin de retrasmitir a los pobladores  locales de nuestro  país los conocimientos que tenían en cultivos como el de la uva.

Los destinos finales de entonces tanto Argentina, México y Estados Unidos, entre otros países de América, fueron quienes recibieron pobladores por millones, como una especie de desbandada de los países europeos, una realidad histórica que tal parece repetirse ahora en el  mundo  por los conflictos sociales de sus respectivos países.

La guerra,  las enfermedades, y los conflictos sociales y políticos de entonces, tales como el incipiente fascismo y otros movimientos sociales, liderados entonces por Benito Mussolini,  provocaron en el reacomodo natural, las circunstancias que impulsaron a Floriani a viajar a América.

March_on_Rome

Mussolini y camisas negras, en la “marcha sobre Roma, octubre de 1922.

Muchos eran las razones que le impedían venirse, su querida Italia y su infancia lo invitaban a quedarse, pero por otra parte, la muerte de muchas personas conocidas en la cruenta guerra,  las enfermedades y la seguridad que le daba la compañía de su hermano mayor, le invitaron a viajar a México.

Floriani, nunca fue un extranjero al que lograron detener en un solo lugar, puesto que todo el país fue para El, tierra de paso, y por ende Veracruz, el puerto que lo recibió de Italia, no lo detuvo. Después de solo trabajar un poco en Veracruz, viajó al estado de México, para luego de trabajar en las vías del tren, lo abordó para recorrer,  Guadalajara y posteriormente a Guaymas, en Sonora, donde posiblemente bajó para abordar otra embarcación que le permitiera llegar a la minera de El Boleo, de capital francés y radicada en Santa Rosalía, B.C.S.

Para no variar en esta etapa, estuvo trabajando solo un tiempo, aunque como se refiere históricamente, no era el único italiano, puesto que el capital francés y su amistad con Italia, propició que varios italianos llegaran e intervinieran a  hurtadillas en los movimientos sociales de la minera de El Boleo, cuando se realizaron huelgas y otras expresiones laborales que dieron mejores condiciones de vida a los trabajadores de entonces, ya díganse chinos, japoneses, alemanes yaquis, o de cualquier región del mundo, puesto que las condiciones infrahumanas, urgían cambios.

A decir de Juan Manuel Romero Gil, en su libro El Boleo, así como había italianos precursores de movimientos sociales, al igual había algunos que se hacían pasar por sacerdotes, puesto que era un acento de más conocido por los pobladores locales, y  ante quienes solicitaban que bendijera sus matrimonios, con el casamiento,  supongo igual pedían limosna o alguna otra dádiva……….

Deja un comentario