Los envenenadores siguen sueltos en Guerrero Negro.

La PGR sigue sin ser funcionable en el norte.

Por la casa de la sal.

Mientras el Gobernador Carlos Mendoza Davis emplea un trabajo vertical enfrentado las problemáticas que en teoría las deberían de resolver los subordinados bajo su injerencia, motivos por los cuales no entendemos por qué dependencias como la PGR en el norte hacen de todo menos lo que les compete.

Con la premisa se hace la referencia que dentro de la Procuraduría General de la Republica, existen funcionarios que a decir verdad solo se gastan el presupuesto paseándose por el Emiliano Zapata todo esto sin oficio ni beneficio o como ya se hizo una costumbre el verlos con regularidad en lujosos restaurantes donde piden de lo más exótico.

De esta manera es como los ciudadanos cansados de ver a estos funcionarios que no se preocupan por el bienestar de los pobladores denunciaron ante este medio, a los que vociferan a los cuatro vientos tener sus arreglos con los autores de la justicia hablando del Cristian Puppo, Doña Carmen y de un tal Adrián Marrujo.

De esta manera fue como se evidencio a tres sujetos que dicen tener asoladas las colonias populares en Guerrero Negro, donde venden las dosis de la muerte, mientras las autoridades como las de la PGR carecen de credibilidad y funcionamiento en la delegación del norte.

Un comentario en "Los envenenadores siguen sueltos en Guerrero Negro."

Deja un comentario