Prisma Mulegino

  • La boda de Keith Richards, Cabo San Lucas, y el problema del agua.

Felipe Zúñiga Meza

Cuando el guitarrista de origen jamaicano-inglés de los legendarios Rolling Stones, Keith Richards, se casó en Cabo San Lucas, este era un pueblo de apenas un largo caserío sobre la blanca orilla del Acuario del Mundocomo denominaría al Golfo de California, el famoso oceonólogo francés Jacques-Ives Cousteau. Una prístina dársena y un par de hoteles que, seguramente, aun no llegaban a cinco estrellas.

El artista se casó, –parafraseando al escritor sudcaliforniano, Juan Melgar-, sobre el lomo rocoso del finisterra sudcaliforniano(Una boda y un paparazzo- 6 de marzo, 2017).

Corría el mes diciembre de 1983 y, Cabo San Lucas, aún no estaba ni remotamente preparado para el destino turístico que ahora es, con grandes hoteles y encendidos centros nocturnos. Una ciudad tan cosmopolita como cualquier ciudad de la Riviera maya o la Riviera francesa. Conurbada con su cabecera municipal. Una ciudad con cientos de miles de habitantes, a la par de cualquier destino turístico del orbey con serios –y recurrentes-  problemas de desabasto de agua potable.

En los últimos diez años, la importancia económica de la región de Los Cabos en Baja California Sur se ha disparado. La población de Los Cabos ha aumentado hasta en un 75%, mientras que la disponibilidad o abasto de agua, es apenas de un 20% y, esto, gracias a la actual desalinizadora, por lo que año tras año, esta inestabilidad se agudiza y va en vertiginoso aumento.

En la actualidad, expertos en la materia consideran que los acuíferos de San José del Cabo y Cabo San Lucas, están en equilibrio, de ahí que no sea posible obtener permisos para construir nuevos pozos y extraer más agua, ya que, al romper ese equilibrio, hidráulico, daría pie a la intrusión salina contaminando con esto la cuenca de San José, que es de donde se extrae el líquido vital que abastece, en la actualidad, las dos ciudades cabeñas.

Al presente, el déficit en San José del Cabo, es de 100 litros por segundo, y en Cabo San Lucas de 232, lo que significa que en Los Cabos hacen falta, cada día, poco más de 28.6 millones de litros de agua, algo verdaderamente escandaloso

En busca de soluciones, el gobierno municipal encabezado por el Alcalde con licencia, Arturo de la Rosa Escalante, ha culminado los estudios de factibilidad para la construcción de una nueva planta desalinizadoray se realizan los análisis para definir las garantías que permitan, que el Proyecto sea sostenible financieramente.

 Una vez definidas estas garantías se procederá al lanzamiento de su licitación pública internacional, de ahí la importancia para los cabeños de que Arturo de la Rosa Escalante regrese a la alcaldía de Los Cabos investido nuevamente como Presidente Municipal.

Durante los casi cuarenta y cinco años que BCS es un Estado Libre y Soberano, su población ha padecido el personalismo de los alcaldes, donde el pujante municipio de Los Cabos no es la excepción.

Alcaldes van y Alcaldes vienen y, ninguno, sobre todo los más contemporáneos, habían volteado hacia este problema porque, seguramente, una obra de tal envergadura que llevará algunos pares de años de construcción, no serían ellos quienes la inaugurarían. Sin embargo, Arturo de la Rosa no piensa así, retoma la actitud de un estadista y emprende este mega-proyecto, que abatirá el déficit de abasto de agua en Cabo San Lucas y, dará paso, a la suficiencia de agua en la cabecera municipal, aunque no sea él, quien inaugure la Nueva Planta Desalinizadora.

De ahí que el pueblo cabeño este cerrando filas a favor de Arturo de la Rosa, para que regrese a gobernar el pujante municipio de Los Cabos, después de comprobar que tienen en él, a un estadista, y no a un simple aventurero de la política.

Deja un comentario