Se acaba el poder de los Dámaso en Sinaloa y se termina con el apoyo a las células en BCS.

Por Max RODRÍGUEZ

Los hechos de sangre más recientes  en la guerra del narco en el estado de Sinaloa, en donde ha habido severos enfrentamientos entre pandillas y ha dejado varios muertos, solamente demuestran que la gente del grupo de los Dámaso ha perdido poder, ya no tiene la fuerza que hubo en otros tiempos, por lo que en cualquier punto de Sinaloa se les desplaza y no se les permite continuar con sus  operaciones al grado que se les ataca en cualquier parte a quienes pertenecen a esa célula, por lo que se considera que los elementos protegidos por los Dámaso en Baja California Sur ya no tendrán el mismo apoyo y se mantendrán al garete por buen tiempo.

Por diferencias económicas, pero más aún por el poder se han dado los “cambios de bandera”, lo que ha dejado una oleada de asesinatos en toda la región caliente del estado de Sinaloa, tal es el caso de “Los chimalis”, que fueron de los Dámaso,  pero por la situación ya señalada se fueron con Iván Archivaldo Guzmán Salazar, así como con “Los Chapitos” o “Los Menores”, como se les dice a los hijos de “El Chapo” Guzmán Loera. Fue precisamente en Villa Juárez, del municipio de Navolato,  en donde la gente de Iván Archivaldo, se enfrentó a los del grupo de “los Dámaso” el 28 de mayo y como resultado se dieron tres sicarios muertos y eran gente del “licenciado”.

La célula del sur de Baja California Sur, que es de la gente que se ampara bajo el resguardo de “los Dámaso”, ha terminado su poder y la fuerza  al perder el rumbo y la guía, de Sinaloa, del Licenciado y del Mini Lic., quienes prácticamente han sido desplazados de la entidad.

Otro aspecto interesante de la región de Sinaloa, es que se cuenta con la presencia de Rafael Caro Quintero, quien se ha fortalecido con el apoyo y alianzas de diversas organizaciones criminales, así como de Alfredo Beltrán Guzmán, “El Mochomito”, hijo de Alfredo Beltrán Leyva, “El Mochomo”, ya que la tropa de los Beltrán Leyva, en conjunto con Caro Quintero,  han declarado la guerra a la gente del Chapo y en esta ofensiva se llevarán en medio a los Dámaso ya sin protección alguna.

Esta guerra del narco en Sinaloa provocará constantes enfrentamientos, balaceras que dejarán bastantes bajas de los dos bandos, pero en donde los Dámaso poco a poco son desplazados de la entidad sinaloense, por lo que podría darse el caso de que las células que operan en Baja California Sur bajo el amparo de los Dámaso, se replieguen y de esa forma se disminuya con las balaceras y las ejecuciones en La Paz.

En las zonas en las que los operadores del “Licenciado” y del “Mini Lic.”, se han querido meter han sido retirados, tal es el caso de lo sucedido en El Habal, una sindicatura de Mazatlán, hace menos de una semana, el día 23 de este mes, cuando se generó un enfrentamiento, una balacera de más de 20 minutos con el resultados de tres muertos de los Dámaso, vehículos destrozados a balazos y casas dañadas por la misma causa.

En su intento de meterse a El Habal, fueron atacados y desplazados, ya que según se mencionó por gente de esa región, por la calle principal de la comunidad varios vehículos circulaban de manera normal cuando fueron embestidos por los ocupantes de otras unidades y empezó la balacera, se menciona que fue gente del “100”, que no permite la intervención de la célula de “Los Dámaso” en esa parte del estado.

Pierde fuerza, se acaba el poder de los Dámaso en Sinaloa y se termina el respaldo a las células del estado de Baja California Sur que operaban bajo la sombra del “Licenciado” y del “Mini Lic.”, por lo que se espera un poco de tranquilidad, que disminuya un poco este tipo de sucesos sangrientos.

Fuente: https://colectivopericu.net

Deja un comentario