Sin credibilidad ciudadana los políticos, solo saben prometer cosas incumplibles.

Por Baldemar González.

Estamos a 12 días de las próximas elecciones presidenciales y hemos escuchado más acusaciones de un candidato a otro que propuestas electorales y, menos aun propuestas que se puedan cumplir y el cómo se van a cumplir.

Lo mismo con el presidente Enrique Peña que a menos de 6 meses de concluir su mandato aun adeuda una gran lista de sus 266 propuestas firmadas durante su candidatura, con el slogan “Te lo firmo y te lo cumplo”

Pero que paso con“Vas a ganar más por tu trabajo”,“Reducción de los costos de electricidad, gas y gasolina”,“Habrá útiles escolares gratis para todos”, “Alcanzar la cobertura universal en educación media superior”, “Creación de la Comisión Nacional Anticorrupción”  entre otras. No en vano es el presidente peor evaluado en la historia, incluso Maduro en Venezuela es mas aceptado que Peña en México.

Pasando a los candidatos quien puede creer que Meade si cumplirá sus promesas como dice en sus anuncios, teniendo como base a la gente del PRI.

Anaya con su propuesta de investigar actos de corrupción por parte del ahora presidente Peña, si el mismo está siendo investigado por lavado de dinero.

AMLO y la retorica de acabar con la corrupción, privilegios y robos por parte de la clase política actual o mafia del poder como lo llama el.

Y por último el Bronco que bien puede prometer acabar con el hambre en el mundo sabiendo que no tiene ninguna posibilidad real de ser elegido presidente.

Lo mismo pasa a nivel local, pronto terminara la gestión de la actual delegación y aun hay varias promesas incumplidas como la rehabilitación de la cámara hiperbárica y el tanque elevado que nunca se construyó en la colonia Solidaridad entre otras.

Como ciudadanos informados debemos exigir a los partidos políticos perfilar a mejor candidatos, no queremos gente que sepa bailar en las calles o que se tome fotos con niños  en los recorridos. Buscamos a profesionales en las áreas de servicios públicos que dominen sus puestos, no que tengan que contratar asesores para todo. Pensemos en la incitativa privada cuando vamos a solicitar un empleo, se elige al candidato más apto para el puesto no al que sea más afable.

 

Deja un comentario