Una renovación profesionalizada y visionaria el único camino hacia las buenas prácticas.

Aportación del dirigente municipal de la red jóvenes por México en el Municipio de Mulegé

Dan Israel Castillo Futema.

 

 – Hemos venido leyendo y viviendo por años los “tiempos difíciles”, “las crisis” en materia política y que se avecinan tiempos de renovación partidista, de ideas novedosas, de caras nuevas visionarias, etc. Tras la renuncia del que hasta hace días dirigía las riendas nacionales del PRI Manlio Fabio Beltrones Rivera y que fuera un icono para unos bueno para otros malo, sin duda permaneció desde hace tiempo en la columna vertebral del partido y fue clave en la toma de decisiones, ahora muchos nos preguntamos si este es el primer llamado al cambio tan necesario que pide la militancia y los sectores o solo es una estrategia para una vez más soñar en que por fin están reconociendo que las malas gestiones de ayer  son la indignación y el repudio del presente, centrándonos en nuestra jurisdicción, en nuestro Estado (Baja California Sur) y el municipio de Mulegé la historia no es muy distinta, hoy en día carecemos de una figura que lidere con acciones el partido, que de paso y  una real oportunidad de trascendencia a las nuevas formas, que no solo sean de discurso los espacios o de suplencia. El tricolor en el estado no tiene rumbo y tampoco quien le de orientación, los ex candidatos fraccionados buscando ya el siguiente escalón o un lugar dentro de la administración para asegurar el mañana,  cuando aun no se cuenta con una solidez grupal que abrace y fortalezca sus “proyectos”.

 Por otro lado y no menos importante ante la inminente reestructuración de partido en búsqueda de ser una real fuerza socio-político se deberá filtrar a quienes comanden dirigencias, la profesionalización no augura un triunfo o un éxito rotundo, pero la energía cargada de conocimiento con sentido y visión le dará una cara nueva al partido, la experiencia y las buenas aportaciones deberán permanecer dentro y saber pasar la batuta de la representación en tiempo y forma. La formación de una nueva generación de accionistas sociales y de verdaderos representantes no es una opción, es una obligación que como ciudadano tenemos sea cual sea nuestra área de desarrollo. El priismo de ayer debe dar paso a una nueva y real forma de trabajar en conjunto, olvidándose de sus intereses personales que al día de hoy parecen más frustraciones, se necesita antes que un nuevo rumbo, quien lo dirija, antes que un partido, militantes que lo conformen y representen, más que dirigencias, un gremio empoderado.

Donde quedo el espíritu revolucionario que formo el partido, donde dejaron las enseñanzas de verdaderos pilares y líderes políticos, algunos de ellos ya no están aquí por obra del mismo sistema que desvió su objetivo inicial en búsqueda de su beneficio mediático, desde mi postura y a título personal seré el primero en criticar y reconocer los atropellos que se han cometido en nombre de mi partido, sin embargo injusto, incongruente y hasta ridículo será cargar con deudas ajenas o tratar de defender lo indefendible, el trabajo y la misión no se ve fácil, para muchos imposible, pero quienes están llamados a trascender no buscaremos el camino más sencillo.

 Los errores del ayer nos han dado grandes lecciones y a modo preventivo y reflexivo; lo que en palabras del célebre George Santayana, quien no conoce su historia está condenado a repetirla.

“A veces se gana y a veces se aprende” (John C. Maxwell)

Deja un comentario